Katie recibió un trasplante de cara después de tener su rostro destrozado.

Katie recibió un trasplante de cara después de tener su rostro destrozado.

Katie Stubblefield intentó suicidarse cuando tenía 18 años. El 25 de marzo de 2014, tras una serie de eventos desafortunados en su vida, la joven se dio dos disparos en la cabeza en su casa en Mississippi, Estados Unidos.

Katie no logró su cometido y su rostro quedó deformado por los impactos. Su visión quedó muy afectada, su cara estaba hinchada y le faltaban muchas partes, pero seguía viva.

Tres años después, a los 21 años, la joven se convirtió en la persona más joven en recibir un trasplante de cara en Estados Unidos. El trasplante, realizado el año pasado, restauró la estructura de la cara y las funciones de Katie, como masticar, respirar y pasar alimentos, que se perdieron por la grave herida.

La revista National Geographic le dedicó su portada de septiembre con el artículo “La historia de un rostro”, con el objetivo no sólo de contar la historia de supervivencia y superación de Katie y su familia, sino también para concientizar en torno al suicidio.

En los días anteriores a su intento de suicidio, Katie había sido sometida a una cirugía por problemas gastroinestinales y se había enfrentado a una ruptura amorosa. Además su mamá, Alesia, había sido despedida de su trabajo. Estas situaciones llevaron a la joven a intentar suicidarse.

No sabía qué era un trasplante de cara

Katie no recuerda nada de ese día trágico en el que perdió la cara y su vida cambió para siempre. Dice que tampoco se acuerda de gran parte de ese año, en que pasó de un hospital a otro y se sometió a múltiples cirugías.

Pero fue en Memphis, Tennessee, que sus padres, Robb y Alesia, escucharon hablar por primera vez sobre los trasplantes de cara.

“Hubo un cirujano traumatólogo de mayor edad que básicamente nos dijo: ‘Es la peor herida que he visto en su tipo’, y dijo: ‘Lo único que puedo pensar que realmente le daría vida funcional nuevamente es una trasplante de cara”, señaló Robb.

Katie también estaba muy confundida cuando escuchó la idea: “No tenía idea de qué era un trasplante de cara”, dijo.

“Ella ya no podía usar su cara”

Los trasplantes de cara completos y parciales son procedimientos médicos que implican reemplazar toda o parte de la cara de una persona con tejido donado, incluida la piel, los huesos, los nervios y los vasos sanguíneos de un donante fallecido.

Así fue como la joven recibió la cara de Adrea Schneider, una mujer de 31 años que murió de una sobredosis de drogas. La abuela de Adrea fue quien decidió donar los tejidos de su nieta.

“De todas formas, ella ya no podía usar su cara, pero había alguien que la necesitaba, entonces decidí donarla. Fue difícil, pero pensé, ¡Dios mío, es una jovencita quien lo necesita! Y Katie esperó por cuatro años”,dijo en entrevista con la revista.

Con su nueva cara y tras un año en recuperación, Katie planea ir a la universidad pronto y estudiar una carrera en consejería y discurso motivacional para crear conciencia sobre el suicidio y su prevención.

Red Producciones.tv

Red Producciones.tv

14