Restauración de obra de arte fallida

Restauración de obra de arte fallida

Un coleccionista en Sevilla, España, mandó a restaurar una copia de las famosas Inmaculadas del pintor Bartolomé Esteban Murillo con un restaurador de muebles y espejos, pagándole una suma de alrededor de mil 200 euros (aproximadamente 30 mil 300 pesos).

Primera y segunda restauración hecha por el reparador de muebles.

Al recibir el trabajo terminado la sorpresa del coleccionista no fue grata (aunque su decisión no fue para nada acertada desde un principio) los rasgos de la inmaculada ya no estaban presentes, habían sido prácticamente borrados y parecía que en su lugar la obra había sido pintada por un niño.

Al momento de pedir explicaciones el coleccionista accedió a que el restaurador volviera a pintar la obra para reparar los daños que había hecho, acto que termino destrozando la pintura, ahí ya no quedaba ni una pizca de la obra original.

Restauración hecha por un profesional.

Al final el coleccionista terminó por contactar a un restaurador profesional para tratar de rescatar la pintura que había quedado completamente desfigurada, al final el restaurador profesional se vio en la necesidad de prácticamente calcar de nuevo a la inmaculada.

Hechos como este nos recuerdan al Ecce Homo del pintor Elías  García Martínez, la pintura de cristo que había sido restaurada en 2011 por una devota de la iglesia Cecilia Giménez, resultado que se volvió famoso por haber desfigurado la obra de arte original de la que no quedo nada, pues se trataba de un trabajo de restauración de una simple aficionada.

Los expertos de este tema están preocupados, pues al parecer ni los grandes coleccionistas se dan cuenta de la importancia de contactar con un profesional cuando de restaurar una pintura antigua concierne, aseguran que como estos existen muchos casos más, pero solo salen a la luz aquellos donde son los dueños los que se encargan de quejarse mediante redes sociales.

Red Producciones.tv

Red Producciones.tv