Sandra le dice «jódete al cáncer»

Lejos de acomplejarse, Sandra muestra sus cicatrices de batalla e impulsa una red de acompañamiento a través de su iniciativa «Jódete cáncer»

Cuando a Sandra Monroy le diagnosticaron cáncer de mama a sus 36 años sintió que el mundo se le caía a pedazos. Sin embargo, se enfrentó a la enfermedad y tras una masectomía bilateral que le salvó la vida optó por no reconstruir sus senos y, lejos de acomplejarse, muestra sus cicatrices de batalla e impulsa una red de acompañamiento a través de su iniciativa «Jódete cáncer». Su madre Teresa y su amiga Gina la acompañaron en el proceso.

jodete_cancer_la_iniciativa_mexicana_para_empoderar_a_mujeres_sin_senos_131054284.jpg
Sandra posa un día antes de la intervención quirúrgica para quitarle sus senos.

jodete_cancer_la_iniciativa_mexicana_para_empoderar_a_mujeres_sin_senos_131050615.jpg
Sandra Monroy, de 36 años, fue sometida a una masectomía bilateral después de que le detectaron cáncer de mama. Tras su experiencia, se negó a que los médicos reconstruyeran sus senos e impulsó una red de acompaña-miento a través de su iniciativa Jódete cáncer. 
jodete_cancer_la_iniciativa_mexicana_para_empoderar_a_mujeres_sin_senos_131053968.jpg
En el clóset de su habitación, Sandra escribió cómo enfrentó el cáncer y el proceso de su tratamiento. 

jodete_cancer_la_iniciativa_mexicana_para_empoderar_a_mujeres_sin_senos_131050624.jpg
Sandra y su amiga Gina, colocando un vendaje en la parte de los senos. 

jodete_cancer_la_iniciativa_mexicana_para_empoderar_a_mujeres_sin_senos_131053408.jpg
Gina Ramírez, amiga de Sandra, la ayudó con todos los cuidados postoperato-rios que necesitó. 

Nota de El Universal