SIN MURCIÉLAGOS NO HAY MEZCAL (UNA RAZÓN DE PESO PARA CUIDAR DE ESTOS ANIMALES)

SIN MURCIÉLAGOS NO HAY MEZCAL (UNA RAZÓN DE PESO PARA CUIDAR DE ESTOS ANIMALES)

¿ALGUNA VEZ HAS PROBADO EL MEZCAL? ¿SABÍAS QUE PARA UNA SANA PRODUCCIÓN DEL AGAVE Y PARA MANTENER EL EQUILIBRIO DE LA NATURALEZA SON NECESARIOS LOS MURCIÉLAGOS?

¿Alguna vez has probado el mezcal? ¿Sabías que para una sana producción del agave y para mantener el equilibrio de la naturaleza son necesarios los murciélagos?

Estamos hablando de los murciélagos magueyeros, los cuales viajan desde Puebla, pasan por la costa del pacífico mexicano y llegan finalmente hasta el norte del país. Esta especie de murciélagos son los encargados de polinizar la planta de agave, la cual se cultiva para el tequila y el mezcal.

La creciente producción de mezcal ha hecho que la relación entre murciélagos y plantas de agave se vea afectada, ya que ha desplazado su población y, además, la ha reducido en un 90%.

Pero no sólo eso: la producción del agave también ha reducido los cultivos, ya que para la producción de mezcal se escogen las plantas con el mayor contenido de azúcar.

De acuerdo con Clementina Equihua, doctora en Ecología vegetal por la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México, el problema del cultivo por “clonación” es que no se produce variación genética. Una de las consecuencias más graves de la nula variación genética es que cualquier enfermedad de una planta puede acabar con cultivos completos, afectando la economía de los productores del tequila o el mezcal.

Los murciélagos son extremadamente importantes, ya que a través de su papel de polinizadores naturales le dan diversidad genética a los agaves. Por esta razón es muy importante que una cierta parte del cultivo de los agaves llegue a la etapa de floración, para que los murciélagos puedan hacer su labor como polinizadores y se llegue al equilibrio ecológico.

Este es un gran ejemplo de que se puede no sacrificar a la naturaleza para tener una producción redituable. El trabajo que muchos productores están haciendo tan sólo dejando que el agave florezca, ha sido de gran ayuda para mantener el equilibrio de los ecosistemas mexicanos.

La flor del agave sólo florece durante la noche, y es durante la noche que los murciélagos salen a alimentarse. Una vez que se alimentan de esta flor, los murciélagos esparcen las semillas y el polen de las plantas, lo que permite que crezcan cultivos nuevos.

Rodrigo Medellín, investigador del Instituto de Ecología de la UNAM (también apodado “el Batman mexicano”), se ha dedicado a estudiar la importancia de los murciélagos para la conservación de diferentes ecosistemas. Uno de sus proyectos tiene el objetivo de fomentar prácticas agrícolas no dañinas ni para los murciélagos ni para los productores de mezcal. Con este plan se rescataría la diversidad genética, lo que eventualmente fortalecería a las plantas de agave, lo que a su vez las haría más resistentes a las plagas.

El proyecto se llama Bat Friendly (Amigable con murciélagos) y está auspiciado por la UNAM. En el sitio web del proyecto puedes encontrar su historia, sus objetivos, los productores y académicos que participan y las marcas que son parte de este esfuerzo.

El objetivo final es que por lo menos el 5% del agave florezca de manera natural para que los murciélagos tengan el suficiente alimento para seguir su tarea como polinizadores.

Red Producciones.tv

Red Producciones.tv