Una basketbolista difunde un video con el ‘escandaloso’ contraste entre el gimnasio masculino y femenino (y salta la Red)

Una basketbolista difunde un video con el ‘escandaloso’ contraste entre el gimnasio masculino y femenino (y salta la Red)

Tras sufrir una ola de críticas, la Asociación Nacional Deportiva Universitaria pidió disculpas y equipó una sala de pesas para las mujeres semejante a la de los hombres.

Los organizadores del ‘March Madness’ (Locura de Marzo), el torneo final del baloncesto universitario estadounidense, fueron objeto de numerosas críticas después de que la baloncestista Sedona Prince, jugadora de la Universidad de Oregón, difundiera este viernes en las redes sociales un video en el que quedaba patente la enorme disparidad de recursos de las sala de pesas femenina y masculina.

La grabación muestra las instalaciones para entrenamiento de la Asociación Nacional Deportiva Universitaria (NCAA, por sus siglas en inglés) en Indianápolis (Indiana), donde los hombres tienen a su disposición un gimnasio totalmente equipado con todo lo necesario, incluidas máquinas de ejercicio, mientras que la instalación femenina, ubicada en San Antonio (Texas), apenas cuenta con un pequeño soporte con pesos ligeros.

En la grabación, Prince deja en evidencia a la NCAA, que justificó la diferencia de material por problemas de espacio, y muestra la amplia sala destinada al entrenamiento de las baloncestistas completamente vacía.

Por su parte, estrellas del baloncesto como Stephen Curry (del Golden State Warriors de la NBA), no se quedaron al margen e hicieron un llamamiento para que se proporcione a las jugadoras unas condiciones equiparables a las de los hombres. “Protejan a nuestras Reinas”, escribió Kyrie Irving, del Brooklyn Nets de la NBA, en su cuenta de Twitter.

¿Conflicto resuelto?

Tras hacer frente a una ola de reproches en las redes sociales, la NCAA tuvo que pedir disculpas y dar explicaciones, no sólo en lo referente a las salas de pesas, sino también por las bolsas de regalo, afirmando que, pese a que las deportistas recibieron menos cosas que los hombres, el costo de los obsequios era el mismo.

“De forma intencionada hemos organizado el baloncesto bajo un mismo paraguas [en la NCAA] para garantizar la coherencia y la colaboración. Cuando no cumplimos con estas expectativas, es culpa mía”, enfatizó Dan Gavitt, vicepresidente de la entidad.

“Pido disculpas a las estudiantes de baloncesto femenino, a los entrenadores y al comité de baloncesto femenino por haber pasado por alto la cuestión de la sala de pesas en San Antonio”, agregó el funcionario.

Finalmente, la NCAA logró equipar una sala de pesas semejante a la masculina y Prince le expresó su agradecimiento por haber atendido su queja. “Las redes sociales son poderosas. Gracias por el apoyo de todos ustedes”, escribió Prince en un tuit.

Sin embargo, Dawn Staley, la entrenadora del equipo femenino de la Universidad de Carolina del Sur, enfatizó que el verdadero problema no radica en cómo están equipadas las salas de peso, sino en que “ellos [la NCAA] no pensaron o no piensan que las jugadoras ‘merezcan’ las mismas comodidades de los hombres”.

Red Producciones.tv

Red Producciones.tv

14